Mis Jardines

Follaje Mérida Extremadura

Encuentre a continuación artículos especiales sobre jardinería, tipos de plantas, Follaje y decoración del jardín en Mérida...

Compañías Locales

Mis Jardines no promueve las compañías que aparecen en este sitio.Más Información
JUANIFLOR
924311171
avda de la plata 10 pol nueva ciudad
MÉRIDA, Extremadura
 
JARDINERÍA DE EXTREMADURA S.L
924370174
Antigua ctra. de Calamonte s/n
MERIDA, Extremadura
 
VIVEROS YOLANDA
924370404
ctra méridacalamonte sn
MÉRIDA, Extremadura
 
FLORISTERIA CASTAÑO
924310803
muza 4
MÉRIDA, Extremadura
 
JARDÍNERÍA DE EXTREMADURA
924370174
antigua ctra de calamonte sn junto a rotonda
MERIDA, Extremadura
 
VIANA
924373627
av don antonio campos hoyos local 6
MÉRIDA, Extremadura
 
ARALIA
924311845
avenida los milagros 2
MÉRIDA, Extremadura
 
CEMENTOS HIDALGO S.L
924319161
Carretera Don Álvaro km 2.
Badajoz, Extremadura
 
GARDEN ALBARREGAS
924315431
av casa herrera sn merida
MERIDA, Extremadura
 
ACACIA FLORISTA MARIBEL
924310904
alonso zamora vicent 5
MÉRIDA, Extremadura
 

Forma y densidad de las hojas

Las hojas

A cierta distancia, la forma total de la planta es lo primero que capta el ojo, pero la forma depende de la densidad del follaje y del tipo de crecimiento de la planta más que de las características de cada hoja. La densidad del follaje es resultado de la clase de hojas (derecha), de su disposición en la planta y de su cantidad. El tipo de crecimiento da a la planta su base característica de ramas o tallos. Los árboles, los arbustos y las perennes tienen tipos de crecimiento muy variados -configuración vertical o columnar, en capas, de pirámide, de bóveda, de túmulo, de abanico, de arco, de ramas colgantes, de cuenco-, con distintos grados de simetría. Cada forma básica puede estar cubierta con una densidad de follaje distinta, y cada combinación de tipo de crecimiento y densidad de follaje genera una forma única, con su impacto visual especifico.

Complejidad y distribución de las plantas

Visto desde lejos, el follaje puede parecer rústico o delicado, según sea la dimensión y la complejidad de cada hoja. Las plantas con hojas grandes, simples, son las que se denominan de textura rústica; en cambio, las de hojas más pequeñas o más complejas dan lo que se llama una textura fina o delicada. Aparte de su sencillez o complejidad, las hojas pueden constituir una masa cerrada o abierta. Esta masa determina hasta qué punto se puede ver la estructura leñosa de un árbol. Estos cuatro rasgos -rústico, fino, cerrado, abierto- configuran cuatro subclases: textura rustica y cerrada o textura rústica y abierta; textura fina y cerrada o textura fina y abierta.

Al incluir en el jardín una planta por la textura específica de su follaje se cuenta con la ventaja de realzar un borde cuando otras plantas terminan de florecer, o bien con la posibilidad de destacar flores de especial impacto. Las plantas de follaje llamativo, de textura rústica, como el Onopordum acanthium (cardo escocés), son excelentes especímenes aislados en un conjunto, y añaden un toque de informalidad o incluso una verdadera sorpresa visual. Un fondo de follaje fino y denso de color contrastante, como el del Cotinus coggygria "Purpureus" (árbol de las pelucas o fustete púrpura), dará importancia a esa clase de ejemplares. Sin embargo, hay que usar estas combinaciones con cautela, porque las oposiciones extremas pueden resultar molestas.

Las plantas de textura fina con hojas pequeñas y compuestas, como la Stephanandra o la Gypsophila, dan formalidad a un jardín. El follaje menudo es un buen telón de fondo para las plantas de flor. Por ejemplo, se puede poner un Dictamnus albus, de hojuelas (foliolos) brillantes color verde oscuro, junto a un macizo de peonias dobles, o una Gillenia trifoliata, de hojuelas denta...

Clique aqui para ler este artigo em Mis Jardines

La hojas, el ropaje de la plantas

Las hojas de las plantas

Tan importante como es el fruto de algunas plantas, las hojas de ciertas especies son de enorme utilidad para el hombre, directa o indirectamente. Se alimenta con ellas y nutre también el ganado, que sin pastura difícilmente sobrevive. Las hojas de ciertas hortalizas; como la lechuga, el repollo, la espinaca y la acelga, por nombrar algunas, llegan a nuestra mesa y conocemos perfectamente su textura, sabor, color, humedad y composición.

Además nos sirve de un modo distinto, aunque no menos importante, proporcionando belleza y frescura a nuestros paisajes campestres y parques públicos. Esta característica, particularmente, esta que despierta nuestro interés en la comprensión de los procesos y necesidades de nuestras plantas. Ellas viven a nuestro lado en el huerto y el jardín, y su desarrollo no presenta misterios que no podamos desentrañar.

Las funciones de las hojas de las plantas

Cada hoja que vemos en una planta, es un órgano especializado que tiene la principal función de realizar la fotosíntesis. Es por ello que las hojas son generalmente anchas y aplanadas, de modo que presentan una máxima superficie a la luz del sol. Su morfología también es apta para el intercambio de gases (oxígeno, anhídrido carbónico y vapor de agua).

Se desarrollan, crecen y adquieren su tamaño final, especialmente en primavera. Como no tiene tejido meristemático, su duración es corta. No viven mucho; unas pocas semanas en plantas desérticas, unos pocos meses en la mayoría de los árboles, y tres o cuatro años en las plantas de hoja perenne.

Características de las hojas de las plantas

Una hoja típica está formada por un eje llamado pecíolo, que la une al tallo y una lámina ancha o limbo, que puede ser simple o compuesta. El pecíolo puede ser largo, corto, o no existir. En un corte transversal y mirado al microscopio se ve que está compuesto, al igual que el tallo; por haces vasculares, unidos por un extremo a los del tallo y por el otro a los de la nervadura principal del limbo. En el limbo los haces se bifurcan repetidamente, para formar la nervadura de la hoja.

Una capa de células protege a las hojas, conformando lo que se llama epidermis, en ella se encuentran numerosos poros o estomas, que controlan la salida de agua y el intercambio de gases. En presencia de la luz solar, el realiza allí la fotosíntesis, formándose glucosa y otras sustancias activas. En ausencia de luz, se suspende la fotosíntesis.

Las nervaduras de una hoja, como decíamos, se ramifican formando una fina red. Cada nervadura posee tejidos del xilema y del floema, dos tipos de tejidos fibrosos que también se encuentran en la parte interior de la corteza de los tallos y tronco. Con ellos se forman...

Clique aqui para ler este artigo em Mis Jardines

Pinceladas de follaje plateada

Los colores de las hojas

En el tesoro del follaje están presentes tanto la plata como el oro, aunque no en igual proporción, pues las plantas plateadas son más abundantes; éstas, ya sean de tonalidades grisáceas, azuladas o plata brillante, se dan mejor al sol que a la sombra. Las hojas de tono plata brillante son tan llamativas que es muy difícil encontrar buenos compañeros para ellas. Por ejemplo, el Tanacetum densum (tanaceto) de la variedad amani parece un haz de plumas plateadas que, para hacer una combinación agradable, se puede acompañar con follaje grisáceo, y colocándolo en torno a una mata de una herbácea ornamental de hojas rígidas gris azuladas, como del de Panicum virgatum "Heavy Metaf' el resultado será muy vistoso. El toque final se puede dar con unas plantas de tomillo, verde grisáceas, que tienen poca altura.

En el reino del follaje gris, quizá la más conocida y corriente sea la betónica lanuda, y se admira tanto a sus hojas que en general sus flores pequeñas, redondas, de tonos magenta a rosa pálido pasan desapercibidas. Pero si entre la betónica se ponen matas de Origanum vulgare aureum (orégano común dorado), que tiene hojas verde pálido, y de Ajuga reptans "Bronze Beauty" (consuelda media), se obtendrá un conjunto de flores de matices compatibles, en medio de hojas que van del gris al verde.

El follaje verde cambia de acuerdo con la luz que recibe y, por lo tanto, hay que colocar las plantas de hojas grisáceas según el momento del día en que se disfrutará de su vista. Las hojas plateadas de la santolina y el senecio brillan bajo la luz del sol, y al atardecer adquieren un matiz violáceo. Si las horas que se pasan en el jardín son las primeras de la tarde, lo mejor será rodear esas plantas con flores color púrpura: aster, campanillas y espuelas de caballero, para conseguir un cuadro apacible. Las plantas con hojas grisáceas y flores blancas, como la siempreviva de nácar y el Cerastium tomentosum, se realzan con la luz de la luna, y parecen más bonitas al atardecer.

El follaje dorado brillante es una rareza

En realidad, muchas hojas descritas como doradas -orégano dorado, la hiedra de la variedad "Buttercup" o la Filipendula ulmaria "Aurea" (ulmaria o reina de los prados)- son de un tono verde amarillento. Sin embargo, entre las relativamente pocas plantas con hojas de matiz verdaderamente dorado, las hay adecuadas para todos los climas: Chamaecyparis pisifera "Filifera Aurea" (falso ciprés dorado o veteado) prefiere los veranos templados, y la arbustácea Philadelphus coronarius "Aureus" (celinda dorada) puede resistir a las heladas. A pleno sol y en climas cálidos, se dispone de la Spiraea x bumalda "...

Clique aqui para ler este artigo em Mis Jardines