Mis Jardines

Plantas de Interior Icod de los Vinos Canarias

Encuentre a continuación artículos informativos sobre decoración con plantas y cuidados de las Plantas de Interior en Icod de los Vinos...

Compañías Locales

Mis Jardines no promueve las compañías que aparecen en este sitio.Más Información
SONCHUS
922646131
alfonso garcía ramos 20
LOS REALEJOS, Canarias
 
GONZALEZ HERNANDEZ JR
922354165
cno majuelo 11
LOS REALEJOS, Canarias
 
HERMANOS DÓNIZ DÍAZ
922321015
Carretera las Cándidas 40 - bajo
LA OROTAVA, Canarias
 
ZONA VERDE
922341004
fca la torre km 42
LOS REALEJOS, Canarias
 
CESPA
922335538
Carpintería (Pol. San Jerónimo)
LA OROTAVA, Canarias
 
CATY AGRO
922353121
el secadero 10
LOS REALEJOS, Canarias
 
HERMANOS DONIZ DIAZ
636473224
Ctra. Candias 40-41.
LA OROTAVA, Canarias
 
JARDÍNERÍA EL CASTILLO
922363700
ctra gral norte sn
LOS REALEJOS, Canarias
 
JARDINERIA EL CA
922363700
Ctra. Gral. Norte
LOS REALEJOS, Canarias
 
ZONIAN SL
922354568
tigotán 5
LOS REALEJOS, Canarias
 

¿Pueden crecer las plantas de interior con luz artificial?

Cultivo de plantas con luz artificial

Como todos sabemos, las plantas necesitan de la luz solar para la asimilación a través de las hojas, mediante la función clorofílica. Esta exigencia de luz es consustancial a las plantas verdes, por lo cual resulta absolutamente indispensable, cuando se pretende mantener plantas en el interior de las habitaciones de una casa, procurar que dispongan de una iluminación natural proporcionada a las necesidades de cada caso, puesto que, como es sabido, no todas las plantas tienen las mismas exigencias lumínicas.

Sin embargo, a pesar de lo indicado, resulta posible en determinadas circunstancias sustituir la luz natural por la luz artificial. De hecho, en horticultura, cuando se trabaja en cultivos forzados, se emplea con relativa frecuencia la luz artificial, en unos casos para alargar las horas de luz, en otros para forzar la nascencia o la floración y, en casos menos frecuentes, sustituyendo por completo a la luz natural.

Hay que tener en cuenta, en primer lugar, que la luz solar es un conjunto de radiaciones de muy diversa longitud de onda, siendo las bandas correspondientes al azul-violeta y al rojo-naranja las que activan especialmente la fotosíntesis. La relación rojo-naranjal azul-violeta de la luz natural es del orden de 1,25.

¿Cómo hacer para sustituir la luz natural por la artificial en las plantas?

Para sustituir la luz natural por luz artificial habrá que emplear sistemas lumínicos que se parezcan lo más posible a la luz solar, tanto por la existencia de radiaciones de las bandas de longitud de onda indicadas anteriormente, como por el hecho de que la relación entre tales radiaciones sea, asimismo. la señalada para la luz natural.

En este orden de ideas son muy diversos los focos luminicos que cabe emplear en sustitución de la luz solar. Entre ellos indicaremos las lámparas de incandescencia con filamento de tungsteno o de wolframio, las lámparas de fluorescencia con vapor de mercurio y los tubos fluorescentes. Las primeras presentan la dificultad, en ciertos casos, de desprender un calor excesivo, teniendo, por otra parte, una vida media relativamente corta. Por esto, su uso no está demasiado extendido, prefiriéndose, por tanto, emplear las lámparas de vapor de mercurio y los tubos fluorescentes, que no presentan el inconveniente del excesivo calor y que tienen una vida notablemente más prolongada.

Cultivo y cuidados de plantas de interiores con luz artificial

Si usted dispone de una habitación oscura en su casa y desea mantener en ella plantas de interior, puede hacerlo disponiendo una iluminación con tubos fluorescentes. Ahora bien, no le bastará con encender de vez en cuando las luces para que la planta perdure, sino que deberá mantener la luz encendida constantemente durante las horas del día.

Tampoco parece aconse...

Clique aqui para ler este artigo em Mis Jardines

¿Qué son las plantas de interior?

Plantas de interior

Llamamos «plantas de interior» a las que viven dentro de la casa, ya sea de forma permanente o durante períodos breves. Es importante poder distinguir entre los dos tipos.

Existen las plantas de «estancia corta» (o de floristería), que sólo se adaptan a las condiciones cerradas durante el período de floración, y las verdaderas plantas de interior, que suelen llamarse «plantas de follaje», oriundas en general de climas cálidos. Estas últimas vivirán en el hogar alegremente durante años, siempre que se sigan ciertas reglas.

Las condiciones en que cultivamos nuestras plantas de interior suelen distar mucho de las ideales, ya que las que sirven a los seres humanos pueden no ser las apropiadas para las plantas. Por otro lado, la mayoría de nosotros no podemos enviarlas a un invernadero cuando se ponen enfermas. Pero una vez qué se ha aprendido a cubrir las necesidades de aire, luz y suelo de las plantas, se han superado los mayores problemas. El resto es mero sentido común, o el aprendizaje de técnicas muy simples. No se preocupe, con el tiempo todo se aprende.

El ambiente de las plantas de interior

El ambiente en que crece una planta es de vital importancia. Algunas plantas, como los cactus, están adaptadas a la vida en el desierto, donde el aire es sumamente seco y las lluvias son escasas o nulas. Tales plantas han desarrollado hojas gruesas y correosas para impedir que el agua se evapore con demasiada rapidez; además son capaces de almacenar la que utilizarán en los períodos de sequía. Estas adaptaciones se han producido por un proceso gradual de selección natural a lo largo de millones de años. Las plantas que han desarrollado estas características especiales se han adaptado y han sobrevivido, mientras sus parientes menos flexibles morían.

Otras plantas han tenido que adaptarse a condiciones ambientales muy distintas de las que existen en el desierto. Nos referimos a las numerosas especies que viven en las pluviselvas tropicales. Aquí el ambiente está siempre saturado de humedad, de modo que las plantas no tienen problemas para obtener el agua necesaria. Por otra parte, pueden crecer con tal densidad que las menores quedan a la sombra de sus vecinas más vigorosas, privadas así de la luz del sol, sin la cual mueren las plantas verdes. Pero muchas de ellas han superado este problema. En lugar de crecer en el suelo, viven en las ramas más altas y los troncos de los árboles, donde obtienen abundante luz solar. Estas plantas -como las bromelias y muchas viñas- reciben el nombre de epifitos y, a diferencia de los parásitos, no perjudican a los árboles.

Así pues, se han desarrollado diferentes plantas para adaptarse a medios distintos y, de cara a un cultivo acertado, es muy &...

Clique aqui para ler este artigo em Mis Jardines

Cómo debes cuidar las aralias

¿Cómo cultivar aralias?

Ha llegado el momento de buscar para la aralia el lugar más alejado de la calefacción. Es más, si la temperatura durante muchas horas al día es alta, conviene que la saques a la terraza y le busques un sitio protegido. Aunque necesita luz, no tolera el sol directo ni dentro ni fuera de casa y en cuanto al agua pide lo justo: riegos moderados aplicados con una periodicidad tal que impida que el sustrato quede seco.

Si ha crecido lo suficiente como para cambiarla de tiesto, aprovecha estos meses de otoño e invierno para hacerlo. Es su tiempo de reposo, cuando detiene la producción de hojas nuevas.

En primavera, pegará un estirón, tanto a lo ancho como a lo largo, que te sorprenderá. Si quieres mantenerla con buena forma y con dimensiones ajustadas al sitio donde la expones, sométela a podas suaves sólo cortando los brotes pequeños.

En caso de que adquiera un desarrollo importante y te parezca apropiado ponerla en el portal, hazlo sin vacilar: soporta roces, tirones y corrientes de aire. Merece la pena rociar el follaje de vez en cuando o pasar un trapo húmedo por sus grandes hojas para conseguir un brillo sano y resplandeciente.

Si tienes oportunidad de plantarla en tierra, verás cómo, en un par de años, se convierte en un ejemplar de dos metros de altura al que le salen bonitos racimos de flores blancas.

Problemas frecuentes de las aralias

  • P&e...

Clique aqui para ler este artigo em Mis Jardines